Una comunidad más !

Les quiero presentar “El Club de Lectura”, comunidad virtual de amantes de la lectura de la que tengo el placer de participar gracias a una invitación de mi amigo Leonardo Maldonado, llegada desde el otro lado de la cordillera. También creé un botón para difundir la comunidad, lo pueden ver en la barra lateral de este blog.

La verdad es que el tema de las comunidades virtuales y el desarrollo de la inteligencia colectiva no deja de sorprenderme. Este nuevo espacio es la oportunidad para mí de compartir mis intereses de lectura, debatir y “leer con otros”.

Poniendo mi primer post en la comunidad descubrí un artículo de Leo acerca de un libro, pero mas me impresionó el comentario de un tema: vivir con un “plan de vida diferido”. Aunque yo más bien lo llamaría “plan de vida diferida”, o como yo hablaba de una idea parecida cuando era adolescente: “vivir la vida en borrador”.

Léanlo vale la pena:

Pedro estaba comentando de un libro “El Monje y el Acertijo” escrito por Randy Komisar …y se centró en el tema del PVD, es decir, el Plan de Vida Diferido… una manera tan elegante de hablar de un sofisticado camino para desperdiciar la vida… que Pedro define como: luchas por emprender para hacerte rico y poder luego invertir tu tiempo y tu dinero en hacer algo, otra cosa, que es lo que verdaderamente te apasiona.

Coincidimos en que el PVD no es el camino…. pero que muchos lo toman… Estoy convencido que sólo vale la pena emprender en aquellos ámbitos en los que se nos va la vida… de lo contrario los costos (que son altos) no valen la pena.

Respecto de este libro encontré una entrevista a Randy aquí hay un extracto…

Con el tiempo, usted llegó a un momento de su vida en el que se dio cuenta de que estaba en el “plan diferido de vida” ¿Qué cambios hizo para no seguir por el mismo camino y asegurarse de avanzar por otro?

Empecé a poner atención. Yo tenía éxito según las normas de todos los demás, pero no según las mías. Eso me quedó claro cuando vi que cada éxito era efímero y, a fin de cuentas, insatisfactorio. Eché una mirada retrospectiva a mi vida y tomé nota de esas ocasiones en las que había sentido verdadera satisfacción y pasión. Me di cuenta de que la variedad, la creatividad, las ideas y trabajar con un lienzo en blanco me importaban más que los títulos o los salarios. Salté del elevador que iba al penthouse, esperando caer en picada pero descubriendo que tenía alas. Fijé mis propias expectativas, mis propias normas, expresé mis propios valores. Para mi sorpresa, dio resultado. Pude integrar lo que era con lo que hacía y pude pasar del “plan diferido de vida” al “plan de vida plena”. Hubiera querido tener la confianza necesaria para hacerlo años atrás.


Si el lector pudiera tomar sólo un mensaje de El monje y el acertijo, ¿cuál quisiera usted que fuera? Después de todo lo dicho y lo hecho, el camino es la recompensa. No hay nada más.

Siguiendo con mi descubrimiento realizado gracias a Pedro Verdugo quiero dedicarle una líneas a la manera de ver el mundo de los negocios de Randy…

Yo en lo personal sigo siendo un convencido de que el “libre mercado” no resuelve los problemas de fondo y lo que es mas… estoy convencido de que buena parte de nuestros problemas se deben a pensar nuestros problemas sociales con una mente economisista… sin embargo estoy cada día mas entusiasmado con la creación de empresas (que es una de las expresiones del emprendimiento) y cómo esto me permite ir alcanzando nuevas satisfacciones en lo que respecta a mi rol de activista social…

Este otro pedazo de la entrevista captura parte de las razones de mi entusiasmo por un estilo de vida de emprendedor serial…


En “El monje y el acertijo”, usted habla de creatividad en el mundo de los negocios, convirtiéndola en un bien muy personal. ¿Cómo entra en juego en un ámbito en el que la norma es la crueldad?

Con el paso de los años me di cuenta de que los negocios no son básicamente una institución financiera. Son una institución creativa. Como la pintura y la escultura, los negocios pueden ser un espacio para el arte y la expresión personal, en su núcleo más como un lienzo que como una hoja de cálculo. ¿Por qué? Porque en los negocios se trata del cambio. Nada está quieto. Los mercados cambian, los productos evolucionan, la competencia se instala en el barrio, los empleados van y vienen.


Los negocios son una de las últimas instituciones sociales que nos permiten manejar y hacer frente al cambio. Sin embargo, tienen la tendencia a contaminarse con la ambición y agresividad que, en el mejor de los casos, se canaliza hacia la productividad. Abandonados a sus propios recursos, los negocios quizá nunca aporten los beneficios sociales que otras instituciones en extinción alguna vez prometieran. Pero, en lugar de renunciar a los negocios, los veo como una forma indirecta de mejorar las cosas para mucha gente, no sólo para unos cuantos afortunados. Acepto sus limitaciones y busco las oportunidades de usarlas en forma positiva. En Estados Unidos, las leyes de los negocios son como las leyes de la física: ni buenas ni malas por naturaleza, sino que se aplican como uno pueda. Cada quien decide si su negocio es destructivo o constructivo. Yo ayudo a que la gente lo entienda y a que se exprese en lo que hace, tratando de darle valor a través de los negocios.

Muy iluminador… Gracias Randy!

¿TE GUSTO ESTE ARTICULO?
SUBSCRIBITE A LAS ACTUALIZACIONES DEL BLOG - No te pierdas nunca más un artículo, y además recibí como regalo especial el paper: ¨Las 12 claves del liderazgo del futuro¨. (No nos gusta el spam)

Comments

  1. Manuel Juárez says

    Estimado Juan Carlos Lucas

    Necesito conseguir el libro pero no logro dar con una librería que lo posea.
    Puede recomendarme alguna.
    Gracias

    Ing. Manuel Juárez
    0262715682029
    San Rafael Mendoza

  2. Damian Piliavsky says

    Hola Juan Carlos, pusieron en palabras, sobre una hoja y un papel, los sentimientos y las sensaciones que se despiertan en uno al reconocerce como emprendedor. Se trata de pasion, de vocacion y de permitirse llevar adelante esos sueños, que se sueñan con los ojos abiertos y que son muchas veces la causa de nuestro insomnio.
    O por lo menos asi es como yo lo siento.
    Un gran saludo y muchas gracias por tomarte el tiempo de desarrollar este espacio, en mi caso, utilizado para aprender y abrir mi mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *