Recuperando conciencia

Acaba de terminar mi primer encuentro de la experiencia de “Un año para vivir”. Este trabajo, coordinado por Hugo Dopaso, esta muy influido por el de Stephen Levine un maestro de meditación y “Gurú de la muerte” como algunos lo llaman. Fue un gran placer encontrarme con un grupo muy variado y rico en historias personales. Nos presentamos y Hugo dió las consignas para transitar la experiencia que comienza.

Levine describe así el obejtivo de esta experiencia en la introducción de su libro “Un año de vida”, que sirve como guía para nuestro programa:

… No trata sobre la muerte, sino sobre la recuperación del corazón que tiene lugar cuando contemplamos nuestra vida y nuestra muerte con atención y misericordia. Es una oportunidad de resolver nuestra negación de la muerte y nuestra negación de la vida en un experimento de un año, una experiencia sobre la sanación, la alegría, y la revitalización.

… Este libro ha sido escrito como un experimento de conciencia de un año de duración, y su objetivo es hacer la vida más intensa y la muerte más suave “mientras aún podemos hacerlo”. Dónde y cómo se encuentran las preguntas a estas cuestiones esenciales es el tema y objeto del presente libro.

…Cualquiera que sea nuestra situación actual, el progreso -gradual o repentino- es el mismo: consisten en recordar, en abandonarnos y en confiar en el proceso.

…Prepararnos para la muerte es uno de los actos más profundamente sanadores de toda la vida.

Así iniciamos el viaje de este año!

¿TE GUSTO ESTE ARTICULO?
SUBSCRIBITE A LAS ACTUALIZACIONES DEL BLOG - No te pierdas nunca más un artículo, y además recibí como regalo especial el paper: ¨Las 12 claves del liderazgo del futuro¨. (No nos gusta el spam)

Comments

  1. Alejandro Marticorena says

    Epa… suena heavy eso, che. Debe ser muy interesante. Vos conocés mi situación, y si bien mi salud hoy no está comprometida al punto de pensar en la muerte cotidianamente, digamos que la enfermedad renal crónica y en diálisis te hace pensarla a partir de la vulnerabilidad. O sea, no te lleva al borde de la vida pero te empuja unos cuantos metros más cerca. Y te hace verla en otros: desde que comencé el tratamiento hace 19 meses, 8 viejos que dializaban en mi turno ya se fueron “pa’ la quinta del ñato”.

    Contanos cómo va siendo esta experiencia. Parece una cosa de ésas que si no te cambian la cabeza radicalmente le pega en el palo.

    Un abrazo,

    Alejandro Marticorena.

  2. Juan says

    Si, esta bueno. Creo que va a ser un camino interesante. El blog me va a servir para conectarme con el tema entre los encuentros, que son mensuales. Iré contando. Abrazo JC

  3. Maria Laura says

    Hola Juan Carlos, soy Maria Laura,compañera de viaje en este año de vida. Ya estoy trabajando luego del 1ª encuentro tratando de ver como incorporo la experiencia a la vida cotidiana. Es muy movilizador.Un saludo, Marìa Laura.

  4. Juan says

    Hola María Laura! Un placer tenerte de vista en mi blog. ¿Qué estás haciendo para incorporar la experiencia al día a día?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *